¿Salvar una muela ya endodonciada y reconstruida con perno y corona o extraerla y sustituirla por un implante?

El primer caso lo traté por una infección en muela endodonciada que llegó a expandirse extraoralmente.

La falta de obturación y de limpieza del conducto de la derecha  desencadenó una infección. La principal dificultad de esta reendodoncia es quitar el poste sin fracturar la raíz.

Para extraer el poste hay que tirar de él de forma que hay un alto riesgo de fracturar la raíz. Para no correr ese riesgo, lo fui fresando y pasando por uno de sus laterales respetando la dimensión de la raíz para no debilitarla en exceso y poniendo atención en no perforar a nivel de la furca radicular. Después removí el material de obturación (gutapercha) y reinstrumenté hasta el ápice radicular. Posteriormente puse un producto antibiótico durante un mes para asegurar lo más posible la desinfección del tejido dentinario y periodontal. Por último obturé comprimiendo lateroapicalmente la gutapercha.

 

 

 

En el segundo caso la muela seguía doliendo tras la endodoncia. La causa es una obturación corta y una sobrecarga oclusal

 

En las radiografía se aprecia el volumen aumentado del ligamento periodontal en todo el contorno que indica una sobrecarga y la falta de obturación a nivel apical. Ajusto oclusión en la primera cita. Rehago la endodoncia en la segunda cita sobrepasando el perno de la izquierda, obturando el tercer conducto que se fusiona con el primero y fresando el segundo perno para tratar el conducto de la izquierda.

Las muelas y dientes endodonciados pueden reendodonciarse si el resto del tejido dental, el periodonto y el hueso están sanos.

El primer caso era de una persona joven y la endodoncia había sido realizada hacía 4 años, el resto de tejidos dentales y periodontales estaban bien.

En el segundo caso debido a la falta de hueso (furca descubierta)  y estado del ligamento periodontal recomendé extraer y sustituir por un implante pero el paciente quiso retratarla. Deberá mantenerla sin sarro y sin exceso de carga para prolongar su vida.

Es difícil por parte del especialista en endodoncias saber renunciar a tratar una muela aunque esté en muy malas condiciones y es igualmente difícil para un implantólogo salvar una muela endodonciada cuando igualmente confía en su trabajo.

La elección la tenéis los pacientes y es importante valorar los pros y los contras en cada caso. Espero que os haya sido útil este ejemplo.

Tratamiento realizado por Laura Tezza Lusardi