1.Férula radiológica, muestra la posición ideal para el implante según las necesidades funcionales oclusales, es decir, la posición ideal para la corona final.

2.En el TAC la guía quirúrgica se puede ver desde otras pespectivas. En este corte se ve la zona de las coronas

3.Avanzando hacia la zona de las raices de los dientes, la guía radiográfica deja de aparecer y comienza a verse la cantidad y tipo de hueso a nivel de las anteriores marcas de la guía, donde irá el futuro implante

4.Se mide la longitud, el diámetro y la dirección de inserción. Con estos datos ya se puede establecer el implante adecuado.

5.Implante puesto. Imagen de TAC un año y medio después. Las condiciones de higiene bucal por parte de la paciente son adecuadas.

6.Comparando con la anterior en esta perspectiva-imagen 3-se comprueba que la posición planificada y la realizada coinciden en buen grado.

7.Distorsiona el reflejo del implante en el TAC sin embargo se aprecia la posición respecto a su corona final

8.Desde la imagen ortopantomográfica se compara el canino propio con el implantado. Las angulaciones son similares. La corona del implante es funcional pero no tiene las mismas dimensiones que su contralateral. Esto se debe a que el implante debe ser igual de alto o más que la corona que soporta. Podría haber puesto un implante más largo para mejorar ese punto sobretodo por razones estéticas pero la angulación sería otra- véase imagen 4-y la corona estaría en una posición más forzada sobre el implante.

 

 

 

 

 

Tratamiento realizado por Laura Tezza Lusardi